Archivo

Satisfacción en Los Bermejos por los resultados del estudio sobre el envejecimiento de vinos bajo el mar

Un año después, los malvasías sumergidos en aguas del Cantábrico “se han redondeado más” según explica el director de la bodega, Ignacion Valdera

Un año ha transcurrido ya desde que Los Bermejos iniciase su participación en el estudio “Laboratorio Submarino de Envejecimiento de Bebidas (LSEB)”, consistente en la creación de una bodega submarina a 16 metros de profundidad del Mar Cantábrico y a 700 de la costa de Plentzia, y los resultados “son bastante satisfactorios”, según explica el director de la bodega, Ignacio Valdera, quien recientemente se desplazó desde Lanzarote a la citada villa vizcaína.

Al inicio del estudio, Los Bermejos sumergió 16 botellas de malvasía seco y otras tantas de malvasía naturalmente dulce, que desde principios de año se han ido sacando poco a poco para poder ir comparando la evolución del vino sumergido según pasa el tiempo. En este sentido, Valdera señala que los malvasías catados después de un año bajo las aguas marinas “se han redondeado, se han pulido más”.

El director de esta bodega adscrita a la Denominación de Origen Lanzarote confía en que esta evolución positiva de los caldos sumergidos sea más acusada todavía cuando transcurra otro año más de envejecimiento submarino de estos malvasías elaborados por bodegas Los Bermejos.

El LSEB de Plentzia, explotado por la empresa Bajoelagua Factory, comenzó a funcionar el mes de septiembre de 2010 con un total de 800 botellas sumergidas en los dos módulos de envejecimiento y control construidos con un hormigón especial resistencia para aguantar los envites de las corrientes.

Los comentarios están cerrados.